Hacia el sur, el barrio del primitivo puerto de la ciudad fue el Alto de San Pedro o Barrio de San Telmo. Su centro, la actual Plaza Dorrego, servía de apeadero de las carretas que iban hacia la Plaza Mayor, a través de la calle Mayor, actual Defensa.

El crecimiento de la ciudad, generó la necesidad de implementar nuevos planes de desarrollo urbano, inspirados en los modelos europeos, los que se expresaron en los ensanches de calles, aperturas de avenidas y la creación de nuevas plazas, modificando su trazado original.


El Casco Histórico contiene la mayor parte de los edificios más antiguos que perduran en la ciudad, acompañados por otros de importante valor patrimonial de épocas subsiguientes. Sus calles empedradas, sus farolas, sus patios con aljibes y rejas en las ventanas, sus iglesias y museos, sus ferias características, sus bailarines de tango y sus cafés le otorgan una magia especial que se percibe al recorrerlo.


La Plaza se encuentra rodeada por característicos edificios de fines del siglo XIX y XX. Muy cerca de allí, sobre la calle Humberto I encontramos el conjunto jesuita, constituido por la Iglesia de Bethlem, Parroquia de San Pedro Telmo, y el Museo Penitenciario "Antonio Ballve". Frente a este conjunto, la Escuela Guillermo Rawson, con sus dos enormes magnolias centenarias, plantadas por sacerdotes bethlemitas cuando se instalaron en el lugar hacia 1800
.

 

 

 

 
BYNET Web Design